La ruta del románico

La repoblación posterior a la Reconquista con gentes venidas del norte, siglos XII y XIII, propició la llegada del Románico justo cuando empezaba a ser sustituido por el Gótico. Con ellos llegaron canteros y maestros experimentados que nos dejaron edificios singulares y de una gran belleza. Esta ruta de 36 Kms nos lo muestra.

 

Las iglesias de Villacadima (espectacular portada lobulada) y Albendiego (celosías y filigranas en las ventanas del ábside semircicular) son de clara influencias mudéjar; Campisábalos presume de pórtico y mensario con las labores del campo. Son los más bellos ejemplos del Románico tardío en Guadalajara. Atienza con sus templos de Santa María del Rey, San Bartolomé y San Gil, hoy convertidos en museos,  ponen el contrapunto. El Románico (rural), en su expresión más sencilla, se extendió en la Sierra Norte hasta el siglo XVI e impregnó a sus habitantes.

Alojamientos / Turismo Activo / Restaurantes

Más información de interés