Los pueblos negros (Campillo de Ranas y Majaelrayo)

Rodeados de montañas de pizarra negra, que los lugareños utilizaron desde siempre para construir edificios,  calles y plazas, estos preciosos pueblos y pedanías (El Espinar, Campillejo, Roblelacasa, Robleluengo, …) del valle del Jaramilla consiguen fundirse con el paisaje, creando un efecto maravilloso que deslumbra al visitante… cuando consigue distinguirlos.

 

Debido a su ubicación y/o a como se han ido recuperando tras la despoblación de los años sesenta (algunos estuvieron abandonados y/o al borde de la extinción), todos los pueblos iguales y a la vez diferentes. El casco urbano es un canto a lo auténtico y hay que dedícarles tiempo para poder apreciar los detalles: el lavadero comunal y los individuales, el campo de bolos, calle empedradas con lajas de pizarra, las plazas, las iglesias, casillos y casas con cruz en sus  muros, la forma de sus tejados, hornos, fraguas, …

 

Si sumamos el paisaje y el buen yantar, su visita resulta imprescindible. ¡Tienes que venir!

Alojamientos / Turismo Activo / Restaurantes

Más información de interés